leaf

¿Cómo puedo conseguir la refinanciación de préstamos?

20/01/2021 | CONSEJOS

Puede que en algún momento de nuestra vida cumplir con todos los pagos mensuales con los que contamos: hipoteca, créditos, compras financiadas… sea casi imposible. Por lo que te planteas qué es lo que puedes hacer al respecto para no caer en impagos y que tus datos sean incluidos en alguno de los temidos ficheros de morosos, como puede ser la ASNEF.

Si este es tu caso, en Repagalia informamos que todavía cuentas con una posible alternativa: la refinanciación de préstamos, para aquellos momentos en los que nuestra situación financiera cambia. Si te han despedido o te ha surgido un imprevisto con el que no contabas, esta puede ser tu solución.

¿En qué consiste la refinanciación de préstamos?

Todo esto está muy bien, pero te preguntarás qué es exactamente la refinanciación de préstamos. Pues bien, los expertos lo definen como la agrupación de todos los préstamos e hipotecas que tengas contratados en un solo préstamo. Esta opción permite a los clientes afrontar todas las deudas pendientes en una única cuota mensual, la cual será de un importe menor que la suma de los diferentes pagos que anteriormente tenías.

Dicho así, suena fácil y muy atractivo, pero qué conlleva la refinanciación de préstamos, pues al reunir todas las deudas en una, se ve reducido la cuota final de cada mes, pero a cambio se verá incrementado el plazo de amortización. Esto significa que al final, el coste de la operación será mayor a consecuencia de los intereses.

Recomendaciones para la refinanciación de préstamos

A pesar de las consecuencias derivadas de esta operación, puede que la situación nos obligue a realizar una refinanciación de préstamos. Pero si todavía te queda alguna alternativa, se presentarán dudas como cuándo se debe realizar y qué consejos y recomendaciones se deben seguir.

En los siguientes supuestos sí tendrías que plantearte una refinanciación de préstamo, como única alternativa para salir de la mala situación financiera que atraviesas:

1. Si lo que deseas es reducir tu préstamo hipotecario debido a que las tasas de interés se encuentran a niveles bajos en ese momento.

2. Si lo que quieres es reducir los riesgos de tus préstamos que tienen un interés variable para cambiarlo a un interés fijo.

3. Para consolidar tus deudas pendientes.

4. Si no puedes hacer frente a las cuotas mensuales porque son demasiado altas, y pretendes reducirlas.

5. Si tu objetivo es hacer una reunificación de deudas para añadir otros créditos más pequeños al de la hipoteca, ya que estos cuentan con un interés más alto que el de los préstamos hipotecarios.

6. Y, finalmente, las deudas superan el 40% de lo que ingresas todos los meses.

Dudas sobre la refinanciación de préstamos

Todavía te pueden quedar muchas dudas, para que puedas decidir con toda la información en tu mano, vamos a pasar a responder una serie de cuestiones que te puedes plantear llegados a este punto.

¿Debo mantener o acortar el plazo de devolución?


 

Tras la refinanciación de los préstamos, puede que tu entidad bancaria te ofrezca la posibilidad de modificar el plazo de devolución para hacer la devolución del monto en menos o más del tiempo pactado en un primer momento. En esta situación, según recomiendan los expertos en el sector, lo más recomendable sería mantener o reducir los plazos de amortización, porque de este modo te evitarás algunos intereses.

¿Cuánto cuesta la refinanciación de préstamos?

En este momento, deberás tener en cuenta cuánto dinero vas a ahorrar realmente si accedes a la refinanciación de los préstamos con otro préstamo más económico, porque para ello deberás considerar los costes que van asociados a esta operación. Los gastos que tendrás que asumir se dividen en dos: comisiones por cancelación anticipada y las comisiones por el estudio y apertura del nuevo préstamo.

En cuanto a los gastos de las comisiones por cancelación anticipada, se lleva a cabo porque al saldar la deuda del préstamo vigente tendrás que pagar por cancelarlo antes de tiempo. De acuerdo a la legislación, los créditos al consumo no pueden superar el 1% de las comisiones del capital amortizado, y del 0’5% si queda un año o menos para el vencimiento del plazo de amortización.

Y, por otra parte, las comisiones por el estudio y la apertura del nuevo préstamo que te pasarán a cobrar la entidad bancaria que te otorgue el nuevo crédito. A esto, deberías sumarle los gastos de vinculación si el crédito incluye otros productos vinculados y en el caso de que se firme ante notario, los honorarios correrán de tu parte.

¿Qué tipos de refinanciación de préstamos hay?

Ahora bien, como cada cliente presenta una situación económica diferente, existen tres tipos de refinanciación de préstamos, cada uno de ellos con unas finalidades diferentes. Las tres opciones de refinanciación de préstamos son:

1. Reunificación. Esta opción consiste en la unión de varios préstamos en uno solo.

2. Novación. Esta alternativa, en cambio, supone un cambio de condiciones en nuestro préstamo con el mismo banco.

3. Subrogación. La última opción consiste en un cambio de entidad bancaria para la refinanciación de préstamos para así, obtener mejores condiciones.

Después de conocer los tipos de refinanciación de préstamos, te preguntarás cuál de ellos mejor se adapta a tu situación y a tu perfil, por lo que a continuación, vamos a detallar qué refinanciación te conviene según la finalidad que busques. En el caso de la reunificación, sería ideal para aquellas personas que cuentan con muchos préstamos y quieren reunirlos en una única mensualidad.

En la novación, sería para aquellos que pretenden conseguir unas mejores condiciones con el propio banco, y mientras que la subrogación, lo que sucede es que es otra la entidad la que ofrece mejores condiciones.

Después de conocer en qué consiste la refinanciación de préstamos, las recomendaciones al respecto y los tipos que existen, te recomendamos que busques la opción que mejor te convenga, así como que prestes especial atención a las condiciones de dicha refinanciación para que no te arrepientas de tu decisión en un futuro.

Esta posibilidad puede ayudarte a solventar tus problemas económicos, pero pueden llevarte también, a empeorar tu situación, por lo que debes estar muy seguro de que es lo que más te conviene.

Escribe tu comentario