money

Reunificación de deudas sin hipoteca, o cómo aligerar el pago de deudas

21/01/2021 | SALUD FINANCIERA

La reunificación de deudas sin hipoteca es una opción para aligerar el pago de diferentes deudas. Una operación financiera que se realiza cuando se tienen varios préstamos activos, para unificarlos en un solo préstamo.

La reunificación de deudas sin hipoteca significa además, unir todos los préstamos vigentes en uno solo sin aval bancario o una garantía inmobiliaria. Así, además de agruparlos en un único préstamo, como se menciona, se puede también ampliar el plazo para tener una cuota más baja y con todo ello facilitar el abono de las deudas, hacerlo más cómodo para los bolsillos.

Y es que en los últimos tiempos, en que los índices de endeudamiento están alcanzando niveles preocupantes, es habitual encontrarse agobiados por la acumulación de deudas que no siempre se pueden afrontar. Circunstancia que hace que cada vez sean más las personas, que buscan alternativas financieras para hacer frente a sus compromisos económicos, sin que ello implique perder su patrimonio.

 

Cómo hacer la reunificación de deudas sin hipoteca

Hay dos opciones para realizar una reunificación de deudas sin hipoteca, según la situación en que se encuentre el usuario: Novación, o solicitar un nuevo préstamo.

  • Novación o ampliación de capital de un préstamo vigente. Si se tienen varios créditos y entre ellos uno es de una cantidad superior a los demás, se puede solicitar una novación. Esto es, cambiar las condiciones del crédito para ampliar el capital y solicitar el dinero debido por el resto de créditos.

  • Con la ampliación de capital se devolverán y cancelarán el resto de créditos.

  • Sólo se pagará la mensualidad del préstamo ampliado, esto es, una sola cuota.

  • Es una opción que sólo será válida si se tiene un buen perfil financiero y no se ha incurrido en un impago, ya que ninguna entidad, y desde luego las tradicionales y más solventes, prestan dinero si existe un impago vigente.

Si se niega a la reunificación de deudas sin hipoteca la entidad donde tenemos el préstamo más grande, se podrá probar con las demás. Muy importante y aconsejable es no reunificar en una tarjeta de crédito, puesto que estas tienen unos intereses mucho más altos frente a un préstamo personal.

  • Solicitud de un préstamo específico para reunificación de deudas. Si no es posible negociar una ampliación de capital en uno de los préstamos personales en vigor, la otra opción es solicitar un nuevo préstamo, con la finalidad exclusiva de reunificar deudas, préstamos que se comercializan tanto en bancos como en entidades financieras de crédito.

Esta es una opción que siempre se ha de dejar en segundo lugar si no se ha conseguido que ninguna de las entidades con las que existe deuda deniegan la ampliación de préstamo. La razón: son préstamos más caros.

 

Requisitos para la reunificación de deudas sin hipoteca

Para poder reunificar las deudas, el banco necesita conocer la solvencia del solicitante. Es por ello que pide todos o algunos de los siguientes requisitos:

  • Contrato laboral estable, con unos ingresos mensuales.

  • No estar en la ASNEF, es decir, no estar en ninguna lista de morosos. Ni siquiera aunque se trate de un malentendido como una empresa de suministros, como la de telefonía, por ejemplo.

  • Posibilidad de aval.

  • Posibilidad de contratar otro producto con la entidad financiera.

  • No tener ningún pago atrasado de los préstamos contratados.

  • Poder entregar un justificante de cancelación de otras deudas.

  • La totalidad del importe por pagar de las deudas pendientes deberá ser menor a los 30.000 euros.

Por otra parte, el hacer esta gestión tiene un coste, que es la cancelación anticipada. Es decir, al cancelar los préstamos para la reunificación, lo más habitual es que tengan una cláusula de cancelación a la que haya que también hacer frente.

Si se cumplen los requisitos anteriormente mencionados (todos o en parte, aproximados, según la entidad financiera), se podrá iniciar el proceso de solicitud de préstamo específicamente para reunificación. La cantidad del crédito a solicitar deberá corresponder a la suma total de los créditos pendientes por pagar.

El solicitante se comprometerá a destinar los fondos acreditados exclusivamente al pago de sus deudas vigentes. Y una vez cancelada la totalidad de estas deudas, el interesado se compromete también a su vez a pagar las cuotas del crédito de reunificación, el cual pasará a ser su único préstamo pendiente.

 

Tipos de deudas a pagar con reunificación sin hipoteca

Los principales tipos de deudas que pueden ser atendidas mediante la reunificación sin hipoteca, e incluso sin aval, son las siguientes:

  • Préstamos al consumo

  • Préstamos bancarios

  • Tarjetas de crédito

  • Préstamos por coches

Respecto a la cuantía de los préstamos por reunificación de deudas, siempre va a depender de la suma total de las deudas pendientes. Para los casos de reunificación con hipoteca las opciones son más amplias, con préstamos más grandes, mientras que para la reunificación sin hipoteca se manejan cantidad más limitadas, que suelen encontrarse desde los 5.000 a los 30.000 euros.

En este sentido es importante tener en cuenta, como se ha venido señalando, que tanto los límites de montos como los requisitos a exigir pueden varias dependiendo del banco o entidad financiera.

Porque los bancos no siempre conceden reunificaciones de deudas por las vías anteriores y, en ocasiones, hay que recurrir a la propia hipoteca para poder hacer esta operación. Hacerlo así, por la vía de la hipoteca, tiene sus claras desventajas como que en caso de impago podrían embargar la vivienda y que los gastos de reunificación son más altos.

Por otro lado, cuenta con ventajas frente a las anteriores opciones: ofrecen más cantidad de dinero, más facilidades de pago y pueden aceptar la operación aunque haya impagos o se figure en la lista ASNEF.

Escribe tu comentario