Deuda-hipotecaria

Deuda hipotecaria: ¿Qué hacer si enfrentas dificultades?

30/01/2024 | DEUDAS
Cuando compras una vivienda con un préstamo hipotecario, adquieres una deuda respaldada por la propiedad. Si no cumples con los pagos, el prestamista tiene derecho legal sobre la propiedad.

Cuando una persona compra una vivienda mediante un préstamo hipotecario, adquiere una deuda hipotecaria, que está respaldada por la propiedad misma. Lo que implica que el prestamista, generalmente un banco o entidad financiera, tiene un derecho legal sobre la propiedad en caso de que no se cumpla con los pagos. En este artículo, te explicamos qué es exactamente una deuda hipotecaria y te damos algunos consejos sobre cómo resolverla en caso de enfrentar dificultades financieras.

¿Qué es la deuda hipotecaria?

La deuda hipotecaria se destina principalmente a la compra de bienes inmuebles, como viviendas. Es importante destacar que el importe total del préstamo no puede exceder el valor del inmueble. En ningún caso se puede aprobar un préstamo hipotecario por un importe mayor al valor de la propiedad que se va a adquirir.

Este tipo de deuda se caracteriza por la presencia de una garantía hipotecaria. Es decir, en caso de impago, el acreedor puede ejecutar esa garantía y utilizar la vivienda para saldar la deuda. Si la venta del inmueble cubre la deuda pendiente, la parte restante se abonaría al deudor. Sin embargo, en caso de que la cantidad obtenida sea inferior, la entidad financiera puede perseguir todos los bienes presentes y futuros del deudor para saldar la deuda.

La deuda hipotecaria cuando no se puede hacer frente a los pagos

La deuda hipotecaria puede complicarse cuando surgen complicaciones en el pago de las mensualidades acordadas. Algunas de las causas más comunes de estas dificultades incluyen:

  1. Problemas financieros: Si una persona enfrenta dificultades económicas, como la pérdida de empleo, una reducción en los ingresos o gastos inesperados, puede tener problemas para cumplir con los pagos de la hipoteca. Esto puede llevar a acumular deuda y dificultades para hacer frente a las obligaciones hipotecarias.

  2. Tasas de interés variables: En algunos casos, las hipotecas tienen tasas de interés variables que están sujetas a cambios en el mercado financiero. Si las tasas de interés aumentan, los pagos mensuales de la hipoteca pueden volverse más altos y las personas pueden tener dificultades para pagar la deuda hipotecaria.

  3. Inversión en exceso: Algunas personas pueden endeudarse más de lo que realmente pueden permitirse al pedir varios préstamos, además del hipotecario. Esto puede deberse a una mala planificación financiera o a una falta de comprensión de los costos asociados con la propiedad de una vivienda. Como resultado, pueden enfrentar dificultades para pagar su deuda hipotecaria.

  4. Cambios en la situación personal: Eventos como el matrimonio, divorcio, nacimiento de un hijo o enfermedad pueden afectar las finanzas personales y hacer que sea difícil cumplir con los pagos de la hipoteca. Es importante tener en cuenta que la deuda hipotecaria no es necesariamente algo negativo. Muchas personas adquieren hipotecas con el objetivo de tener una casa propia y construir patrimonio. Sin embargo, es fundamental gestionarla de manera responsable y estar preparado para enfrentar posibles dificultades financieras.

En caso de dificultades económicas que impidan el pago de la deuda hipotecaria, pueden surgir problemas como el embargo y la subasta de la vivienda. Es importante conocer el proceso y buscar asesoramiento legal en estas situaciones.

Consejos para resolver tu deuda hipotecaria

1. Evalúa tu situación financiera

Evaluar tu situación financiera es crucial para comprender la magnitud de tu deuda y determinar la mejor opción para ti. Analiza tus ingresos y gastos, calcula tu deuda total y revisa tus pagos mensuales en relación con tus ingresos. Conoce tu historial crediticio y considera buscar asesoramiento profesional para obtener orientación personalizada. Recuerda que cada situación financiera es única, por lo que es importante evaluarla de manera individualizada. Al entender tu situación financiera, podrás tomar decisiones informadas y buscar soluciones que te ayuden a manejar tu deuda de manera efectiva.

2. Negocia con tu entidad bancaria

Si te encuentras en una situación en la que te resulta difícil pagar tu hipoteca, es fundamental que te comuniques con tu entidad bancaria lo antes posible. Explícales tu situación financiera. Lamentablemente en muchas ocasiones no se puede llegar a un acuerdo con los bancos, y muchos deudores optan por dejar de pagar sus responsabilidades, lo que puede llevar al embargo o subasta del inmueble.

3. Busca alternativas como la reunificación de deuda

La reunificación de deudas con hipoteca es una estrategia financiera que permite combinar múltiples préstamos hipotecarios en uno solo. Este proceso tiene como objetivo simplificar los pagos mensuales y ajustar las condiciones de la deuda para aliviar la carga económica.

La reunificación de deudas hipotecarias funciona como un nuevo préstamo hipotecario que incluye los anteriores, permitiendo pasar de tener varias hipotecas a una única.

¿Cuándo es recomendable la reunificación de deudas?

La reunificación es recomendable en situaciones como dificultad para asumir las cuotas de tus préstamos, especialmente cuando los ingresos son insuficientes. También puede ser una opción en momentos de crisis económica, como los generados por la pandemia, para evitar incumplir con los pagos y sufrir consecuencias como la ejecución de la hipoteca.

Proceso:

El proceso de reunificación de deudas se lleva a cabo a través de varios pasos. En primer lugar, se realiza un estudio detallado del caso, analizando la situación financiera del deudor, incluyendo los importes pendientes, los plazos de amortización, las tasas de interés, la capacidad de pago e intereses de demora. Luego, se negocia con el banco o los acreedores para obtener acuerdos que permitan unificar las deudas en un solo préstamo.

Durante las negociaciones, se busca alcanzar un acuerdo de pago viable y beneficioso para ambas partes. Se definen nuevos términos y condiciones para la deuda, como una tasa de interés ajustada y un plazo de amortización adecuado. Una vez que se llega a un acuerdo, se procede a la liquidación de las deudas existentes.

Requisitos para la reunificación de deudas con hipoteca:

Para reunificar deudas hipotecarias, se deben cumplir ciertos requisitos. Estos son los principales:

  1. No haber incurrido en impagos ante las instituciones financieras, incluyendo saldos pendientes en tarjetas de crédito, de esta manera se generará confianza en el proceso.

  2. Si tienes múltiples deudas y están vinculadas a una sola hipoteca, el procedimiento las unifica de manera inmediata, sin permitir selección o discriminación entre ellas.

  3. El importe de las cuotas mensuales, una vez unificado, no debe superar el 40% de tus ingresos totales.

  4. La cantidad total de deudas no debe exceder el 80% del valor de tasación del bien hipotecado, aunque algunas empresas intermediarias pueden reducir este límite hasta un 70%. Si no puedes pagar y no se cumplen los requisitos para esta reestructuración de tu préstamo hipotecario debido a otras deudas personales, puedes considerar la Ley de la Segunda Oportunidad.

4. Busca asesoramiento profesional

Si estás buscando expertos que puedan ayudarte a enfrentar esta situación con éxito, en Repagalia podemos ayudarte. Nuestros agentes te brindarán una orientación personalizada.

Cada persona tiene una situación financiera única, por lo tanto, es fundamental evaluarla de manera individualizada. Al entender tu situación en detalle, podrás tomar decisiones informadas y buscar soluciones que te ayuden. Nuestros agentes expertos en deuda están capacitados para ofrecerte la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Confía en Repagalia para obtener el apoyo necesario y tomar decisiones informadas que te permitan superar tus deudas de manera efectiva. ¡Llama ya!

Escribe tu comentario




Contacta con nosotros. Somos expertos en Cancelación de Deudas

¿Cómo te ayudamos a salir de deudas?

Analizamos tu caso y diseñamos tu plan de ahorro sin compromiso

Quiero mi plan
¡GRATIS!