Reclamación de deuda

Reclamación de deuda: Conoce tus derechos y cómo defenderte

22/08/2023 | DEUDAS
Si te están reclamando una deuda a la que no puedes hacer frente, has de saber que no estás solo. Muchas personas se han enfrentado a una situación similar y es importante que conozcas tus derechos y cómo defenderte. En este artículo, hablamos sobre la reclamación de deudas y cómo afrontar esta situación de manera adecuada. ¡Empecemos!

¿Qué pueden y qué no pueden hacer al reclamarme una deuda?

Hoy vamos a hablar sobre un asunto que puede resultar un poco incómodo, pero es de vital importancia: la reclamación de deuda. Si estás pasando por problemas económicos y te están reclamando una deuda, esta información te interesa.

Qué es una reclamación de deuda

Se trata del procedimiento por el cual una persona o entidad (como un banco o una entidad de crédito) solicita el pago de una deuda pendiente. Inicialmente, suele ser el acreedor, es decir, la persona o entidad a quien se le debe el dinero quien lo pone en marcha. Las circunstancias varían, pero generalmente ocurre cuando el deudor ha incumplido el compromiso de pago acordado o cuando ha pasado un período de tiempo determinado con impago.

Si tienes dificultades para pagar tus deudas, debes saber que existen diferentes soluciones que se adaptan a tu situación. En cualquier caso, si has llegado a situación de impago, existen leyes que te protegen y establecen límites a las acciones que el acreedor puede tomar para recuperar ese dinero.

Existen dos tipos de reclamación de deuda:

Reclamación Extrajudicial

Se trata de reclamaciones amistosas o extrajudiciales, que suelen efectuarse antes de recurrir a la vía judicial. Su objetivo es servir de recordatorio y evitar los gastos que implica para el acreedor acudir a los tribunales para reclamar el pago de una deuda.

Por lo general, en esta etapa, el prestamista debe encontrar un equilibrio adecuado entre sus necesidades de cobro y la capacidad de pago del deudor. Es el mejor momento para tratar de negociar con el acreedor.

En esta fase, el prestamista no tiene ningún poder o autoridad para tomar posesión de los bienes del deudor, esto solo se puede hacer a través de una orden judicial.

Si se logra un acuerdo amistoso, como un plan de pagos mensuales, es fundamental reflejarlo por escrito. De esta manera, ambas partes se aseguran de poder dejar claras las condiciones del acuerdo y eventualmente exigir su cumplimiento.

Puede suceder que no se llegue a un acuerdo entre el deudor y el acreedor. En tal caso, el acreedor puede recurrir a la vía judicial para reclamar su dinero. Normalmente, se establece una fecha límite de aproximadamente 2 o 3 meses para la reclamación extrajudicial.

Reclamación de deuda judicialmente

La reclamación legal de una deuda es el resultado de no haber tenido éxito en un intento no legal o amigable de cobrar la deuda. A pesar de esto, no siempre se presenta una demanda legal. Es común que el acreedor trate de intimidar al deudor con la amenaza de presentar una demanda sin llegar a presentarla. Pero en última instancia, se acabará presentando la demanda judicial. Sin embargo, antes de hacerlo, el acreedor deberá tener en cuenta:

- El coste de la reclamación judicial

- La solvencia del deudor

- La cantidad máxima que se puede embargar

- La duración del proceso

- La posible suspensión del proceso si el deudor se declara insolvente

- La posibilidad de que se solicite la condonación de deuda

Una vez que el acreedor decide interponer una reclamación judicial, el Juez intentará mediar entre las partes para que lleguen a un acuerdo.

En caso de reclamación, el deudor debe ser informado del procedimiento. Se tiene que notificar al deudor en todo momento del proceso. Llegado el caso, si el juez ordena el embargo, nunca se puede embargar sin una notificación previa.

Teniendo en cuenta el retraso en los tribunales, el embargo no ocurrirá hasta después de mucho tiempo, siempre y cuando se encuentren bienes que sean propiedad del deudor. Además, siempre se debe respetar el límite embargable establecido por la ley.

Por todas estas razones, incluso una vez iniciado el procedimiento judicial, el acreedor habitualmente sigue estando dispuesto a negociar la deuda con el deudor.

¿Cuáles son tus derechos como deudor?

Como deudor, también tienes derechos y estás protegido por la ley. Algunos de estos derechos incluyen:

- Derecho a recibir información clara y precisa: El acreedor está obligado a proporcionarte información detallada sobre la deuda, incluyendo el importe adeudado, los intereses y cualquier otro cargo adicional.

- Derecho a recibir notificación por escrito: El acreedor debe enviar una notificación por escrito antes de iniciar cualquier acción legal. Esta notificación debe incluir detalles sobre la deuda y las opciones disponibles para resolverla.

- Derecho a disputar la deuda: Si no estás de acuerdo con la deuda reclamada, tienes derecho de disputarla. Puedes solicitar pruebas de la deuda, como estados de cuenta o contratos firmados, para asegurarte de que es válida.

- Derecho a un trato justo: El acreedor no puede acosarte, amenazarte o utilizar prácticas abusivas para cobrar la deuda. Está prohibido que te llamen en horarios inapropiados o que divulguen tu información personal a terceros sin tu consentimiento.

- Derecho a buscar asesoramiento legal: Si te sientes abrumado o confundido por la reclamación de deuda, puedes buscar asesoramiento.

Cómo enfrentarte una reclamación de deuda:

1- Es importante que analices detenidamente la información y verifiques que se corresponde con la realidad y que está respaldada por el acuerdo que firmaste.

2- Elabora un presupuesto detallado de ingresos y gastos y valora las diferentes formas de hacer frente a tus deudas.

3- Trata de comunicarte con tus acreedores para llegar a un acuerdo.

4- Si ves que la situación te abruma, busca la ayuda de especialistas en deuda, aunque tu situación parece única, tienen experiencia en ayudar a personas en situaciones similares a la tuya.

Cuando te enfrentas a una reclamación de deuda, es normal sentirse abrumado y confundido. No siempre sabes cuáles son tus derechos y opciones legales, y puede ser difícil tomar decisiones informadas sin la ayuda adecuada.

Desde Repagalia, podemos asesorarte sobre tus derechos como deudor y sobre cómo protegerte de prácticas abusivas por parte de los acreedores. Estudiaremos tu caso para saber qué es lo que más te conviene y te explicaremos las diferentes opciones que existen para poder salir de deudas definitivamente ¡Llama ya!

Escribe tu comentario





Contacta con nosotros. Somos expertos en Cancelación de Deudas

¿Cómo te ayudamos a salir de deudas?

Analizamos tu caso y diseñamos tu plan de ahorro sin compromiso

Quiero mi plan
¡GRATIS!