Caducidad-prescripción-deuda

¿Conoces las diferencias entre caducidad y prescripción de deudas? Descúbrelo aquí

14/11/2023 | DEUDAS
Si te encuentras en situación de endeudamiento, puede que te preguntes cuándo caducan las deudas o cuándo prescriben. Aunque el significado es similar, no hablamos exactamente de lo mismo. Sigue leyendo para descubrir la diferencia entre caducidad y prescripción de deudas y todo lo que necesitas saber sobre el asunto.

Diferencias entre caducidad y prescripción de deudas

¿Qué es la caducidad de una deuda?

La caducidad se refiere a la desaparición de un derecho debido a la falta de ejercicio dentro del plazo establecido. Esto implica que se pierde su efecto o derecho una vez que ha vencido el plazo establecido.

La caducidad tiene el efecto del cese automático del permiso y generalmente no puede ser interrumpido ni renunciado, salvo en casos especiales.

En el ámbito del derecho civil, la caducidad no está prevista de manera general, sino que puede derivar de la ley o de un acuerdo entre particulares. Se indica la duración del derecho y una vez que ha transcurrido ese tiempo, ya no podrá ser ejercido.

Por ejemplo, si un inquilino no realiza el pago de la renta en un plazo de 30 días, según lo establecido en el contrato de arrendamiento, la deuda puede caducar y el arrendador tendrá derecho de resolver la situación y desalojar al inquilino por falta de pago.

¿Qué es la prescripción de una deuda?

La prescripción es el proceso mediante el cual un derecho se consolida o extingue debido al paso del tiempo. Este concepto generalmente tiene un carácter subjetivo, es decir, depende de la percepción o acción de las partes involucradas.

Existen dos tipos de prescripción: la prescripción adquisitiva y la prescripción extintiva.

  • La prescripción adquisitiva, permite adquirir bienes u otros derechos a través del tiempo mediante el ejercicio de la posesión permanente.
  • La prescripción extintiva es un método de extinguir un derecho cuando el titular no lo ejerce dentro de un plazo determinado. Este tipo de prescripción es aplicable en casos como la prescripción de deudas

Es importante destacar que la prescripción debe ser invocada judicialmente para que tenga efecto. En el caso de las deudas, conocer si han prescrito o no puede ser crucial para tomar decisiones informadas.

Diferencias entre caducidad y prescripción

Una de las principales diferencias es que la prescripción extingue la acción, pero no el derecho, sin embargo, la caducidad extingue ambos elementos.

Otra de las diferencias que debes tener en cuenta si posees una deuda es que la prescripción se considera en un horizonte temporal más amplio, mientras que la caducidad se aplica en plazos más cortos o medianos.

Cabe mencionar que la interrupción de la prescripción puede ser mediante el envío de requerimientos o notificaciones. Por otro lado, la caducidad no permite que se interrumpa por esta causa.

¿La reclamación de un impago tiene caducidad?

Existe un alto grado de desinformación en los plazos reales sobre los que se puede cobrar una deuda líquida, vencida y exigible.

La reclamación de una deuda de dinero que se encuentra plenamente acreditada y documentada tiene un plazo legal de reclamación de cinco años. Eso sí, cuanto más antigua es la deuda, más difícil se hace su cobro, siendo las deudas de más de diez años de antigüedad bastante difíciles de cobrar.

Es aconsejable para cobrar cuanto antes una deuda, que se proceda a su reclamación lo antes posible. Hacerlo antes de un año de antigüedad tiene dos ventajas;

  1. En primer lugar, si la deuda no ha superado el año de antigüedad, podremos recuperar el IVA que hemos soportado en la factura emitida
  2. Será más fácil dar con el deudor para establecer cualquier tipo de comunicación.

Siempre y cuando sea posible, es aconsejable cursar la reclamación pertinente a la hora de obtener ventajas y beneficios fiscales sobre otros créditos reclamados fuera de tiempo y forma.

Plazos para la prescripción de deudas

En el caso de las deudas, el plazo de prescripción establece a partir de qué momento el acreedor ya no tiene el derecho legal de perseguir el pago o reclamar la deuda.

Los plazos de prescripción pueden variar en función del tipo de deuda. Estos plazos se consideran inamovibles, ya que no se pueden ampliar las circunstancias que interrumpen dichos plazos:

- Deudas personales:

El plazo común para todas las deudas personales es de 5 años. Algunos ejemplos frecuentes de deudas personales incluyen aquellas derivadas de contratos de compra-venta, préstamos personales entre individuos o empresas, gastos asumidos en comunidades de propietarios o contratos de alquiler de viviendas.

En todo lo que respecta a las obligaciones continuas, se empieza un nuevo período cada vez que se infringe una obligación concreta.

- Deudas con Hacienda y Seguridad Social: Según la Ley General Tributaria, el período establecido es de 4 años. A diferencia del derecho civil, la prescripción tributaria se aplica automáticamente. Este mismo plazo se aplica a las deudas de la Seguridad Social.

- Deudas Hipotecarias:

En el caso de deudas derivadas de préstamos hipotecarios, estas prescribirán después de 20 años desde su fecha de vencimiento.

Otras deudas:

-En lo que respecta a las tarjetas de crédito emitidas por los bancos, también caducan a los 5 años.

- Las multas o sanciones económicas pueden ser reclamadas dentro de un lapso de 4 años.

¿Cómo saber si tu deuda ha caducado o ha prescrito?

Si tienes dudas sobre si tu deuda ha caducado o ha prescrito, lo mejor es que consultes con un experto en la materia. También puedes solicitar información a tu acreedor, quien debería proporcionarte detalles sobre el plazo de prescripción o caducidad de la deuda.

¿Cómo afecta la prescripción a mi deuda?

La prescripción de una deuda puede tener diferentes efectos dependiendo de la situación. En general, cuando una deuda ha prescrito, el acreedor ya no puede tomar medidas legales para exigir el pago.

Esto significa que el acreedor no puede presentar una demanda en los tribunales ni embargar tus bienes para cobrar la deuda. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en el caso de la prescripción, la deuda en sí misma no desaparece. Aunque el acreedor no pueda forzarte legalmente a pagar, todavía tienes la responsabilidad moral de hacerlo.

Además, incluso si una deuda ha prescrito, es posible que el acreedor siga intentando cobrarla de manera extrajudicial. Esto significa que podrían seguir enviándote cartas de cobro o llamándote para recordarte la deuda. Sin embargo, recuerda que no están en su derecho de emprender acciones legales en tu contra.

No dejes pasar el tiempo, liquida tu deuda

Es fundamental no ignorar las deudas, ya que el plazo de prescripción puede volverse en contra tuya. En Repagalia, comprendemos la urgencia de abordar las deudas de manera eficaz y ofrecemos soluciones para facilitar su pago. Entre las opciones que brindamos se encuentran la Reunificación de Deudas y la Ley de Segunda Oportunidad.

La reunificación de deudas te permite consolidar todos tus préstamos en uno, ofreciéndote condiciones más favorables y una cuota mensual más asequible. Esto simplifica el pago de tus deudas y mejora tu situación financiera.

Por otro lado, la Ley de Segunda Oportunidad es una herramienta legal que posibilita la cancelación definitiva de tus deudas, siempre que demuestres incapacidad para saldarlas. Esta ley te da la oportunidad de empezar de nuevo y recuperar tu estabilidad financiera.

Contáctanos para recibir asesoramiento personalizado enfocado a encontrar la mejor solución a tu caso concreto. Nuestro equipo de expertos te guiará durante todo el proceso, proporcionándote las herramientas necesarias para resolver tus deudas de manera eficiente.

Infórmate sobre los plazos de prescripción de tus deudas y toma medidas para resolverlas. Llámanos ya al 911 879 232; estamos aquí para ayudarte.

Escribe tu comentario





Contacta con nosotros. Somos expertos en Cancelación de Deudas

¿Cómo te ayudamos a salir de deudas?

Analizamos tu caso y diseñamos tu plan de ahorro sin compromiso

Quiero mi plan
¡GRATIS!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Puedes consultar nuestra política de cookies aquí.

Aceptar Denegar